Cómo proteger a su perro de las pulgas y garrapatas

  • 4 Feb, 2019
  • 5 minutos de lectura
  • 04/02/2019
  • 5 minutos de lectura

Cómo proteger a su perro de las pulgas y garrapatas

Pulgas, garrapatas y otros parásitos son lo último que usted desea tener en su hogar y en su perro, aunque son un riesgo constante para los perros durante todas sus vidas. Por lo tanto, es importante ser proactivo y prevenir que su amigable compañero tenga parásitos.

El primer paso para proteger su hogar y su perro contra pulgas y garrapatas debe ser hablar con su veterinario para conocer sus opciones de prevención y protección. Usted también debe ser capaz de reconocer las señales de pulgas y garrapatas en su perro, ya que estas le ayudarán a establecer el tratamiento de protección correcto.

Pulgas en perros

Las pulgas son pequeñas y pueden ser difíciles de encontrar debajo del pelaje del perro – ¡incluso puede observarlas primero en usted antes de que las observe en su perro! Las pulgas y sus picaduras son desagradables para su pobre perro y pueden causarle comezón grave, pérdida de pelo y reacción alérgica en algunos perros.

Las pulgas pueden representar un gran riesgo en el hogar ya que una sola pulga puede depositar entre 40 y 50 huevos por día, infestando su hogar y el entorno de su perro. Las larvas de las pulgas se esconden profundamente en la ropa de cama y en la alfombra, e incluso pueden permanecer escondidas durante un período prolongado. Para controlar la infestación y romper el ciclo de vida de este parásito, es necesario emplear 12 semanas de protección.

Los signos de que su perro puede tener pulgas:

  • Rascarse y lamerse excesivamente
  • Dermatitis alérgica (llagas rojas e inflamadas, o erupciones)
  • ‘Heces de pulgas’, pequeñas manchas color café en la piel o en el pelaje de su perro
  • Pérdida de pelo

garrapatas-en-perros

Garrapatas en perros

Las garrapatas son otro problema común de infestación en mascotas domésticas. Se parecen un poco a las arañas pequeñas, pero con el cuerpo de forma ovalada. Son plagas chupadoras de sangre y sus cuerpos se expanden a medida que se alimentan.

Las garrapatas pueden transmitir los patógenos que causan enfermedades, como la enfermedad de Lyme, una infección bacteriana que puede causar fiebre, cojera, letargo y articulaciones inflamadas o dolorosas. Como las garrapatas pueden transportar bacterias y otros agentes que causan diversas enfermedades, deben eliminarse ya que representan un riesgo para usted y para su perro.

Los signos que indican que su perro puede tener garrapatas:

  • Lamerse o morderse excesivamente
  • Sacudir la cabeza
  • Un pequeño bulto con patas que usted ve o siente al acariciar a su perro

Si detecta alguno de estos signos, asegúrese de revisar a su perro, incluyendo mirar adentro de las orejas y separar el pelaje para observarlo más detenidamente. Si encuentra una garrapata en su casa mientras limpia, revise a su perro.

Cómo retirar una garrapata

Póngase un par de guantes de hule o látex para reducir las probabilidades de que la garrapata le pase una infección. Tome unas pinzas y sujete la garrapata lo más cerca posible de la piel del perro sin lastimarlo ni pellizcarlo. Extraiga la garrapata con un movimiento recto, teniendo cuidado de no torcerla ni aplastarla, y verifique que la garrapata se haya retirado de la piel de su perro.

Si queda algo en el lugar, lleve a su perro al veterinario. Si no se tiene confianza para retirar las garrapatas, visite a su veterinario para que le puedan ayudar.

New call-to-action

¿Cómo se pueden tratar las pulgas y las garrapatas?

Si su perro tiene pulgas o garrapatas, su veterinario puede aconsejarle sobre el mejor tratamiento a seguir.

Hay muchas opciones disponibles para los dueños de mascotas, incluyendo aplicaciones locales y masticables con sabor. Elija la forma que mejor funcione para usted y para su perro.

Protección de su hogar contra pulgas y garrapatas

Es perfectamente normal estar preocupado por tener pulgas y garrapatas en su hogar, pero hay medidas que puede tomar para reducir las posibilidades de llegar a tener estos parásitos y para proteger a su perro de la infestación.

Para reducir el riesgo de que se alojen pulgas y garrapatas en su hogar, aspire su casa regularmente y lave la ropa de cama de su perro al menos una vez a la semana.

Combinados con tratamientos de control efectivos, estos simples pasos significarán que es mucho menos probable que su perro llegue a tener un problema de pulgas y garrapatas. Las pulgas pueden llegar a su hogar con su perro, con su familia o con visitantes humanos o animales. Si encuentra pulgas en su casa, no espere a ver que aparezcan más. Encontrar una es señal de que hay otras y las pulgas se pueden multiplicar rápidamente. Si es su perro, podrá buscar señales de pulgas en su mismo perro, como rascarse excesivamente y excrementos de pulgas, que parecen suciedad fina, en el pelo. Una forma de averiguar si las pequeñas manchas oscuras son suciedad de pulgas es ponerlas en una toalla de papel blanca y agregar solo una o dos gotas de agua. Pronto aparecerá un color rojo de la sangre digerida alrededor de las heces de la pulga en la toalla.

Las garrapatas, por otro lado, generalmente las traen los mismos perros, ya que las garrapatas los acompañan hacia adentro de las casas enganchándose a su piel. Es buena idea ayudar a reducir el riesgo de garrapatas en su perro cepillándolo al llegar a casa después de que salga a caminar y antes de que entre a la casa. También hay un tipo de garrapata, llamada Garrapata marrón del perro, que se puede encontrar dentro de los edificios.

pulgas-en-perros

Prevenir las pulgas y las garrapatas

Muchos creen que las pulgas y las garrapatas son un problema de verano, y que la prevención solo es necesaria en los meses más cálidos del año. Aunque las pulgas ciertamente lo prefieren mientras las condiciones sean cálidas y húmedas, los cambios climáticos debido al calentamiento global, significa que podemos encontrarlas todo el año. El cuidado de su mascota durante todo el año y la prevención de parásitos es seguro y efectivo, ya que hay opciones de control más fáciles y más convenientes disponibles.

El uso de un tratamiento de acción rápida y duradero que sea fácil de aplicar le permite estar libre de preocupaciones, al saber que su perro está protegido a largo plazo contra estos parásitos. El control correcto y conveniente significa que se cuida al bienestar de su perro, lo que reduce el riesgo de irritación y la exposición a enfermedades transmisibles. Pregunte a su veterinario acerca de los tratamientos y comente sus opciones.