¿Con qué frecuencia debe un gato ir al veterinario?

  • 3 Abr, 2019
  • 5 minutos de lectura
  • 03/04/2019
  • 5 minutos de lectura

¿Con qué frecuencia debe un gato ir al veterinario?

Los gatos son criaturas tan independientes que muchas personas suponen que, mientras se les alimente regularmente, no necesitan mantenimiento. Eso puede explicar por qué los perros son dos veces más propensos a que se les lleve al veterinario que los gatos. Sin embargo, a diferentes edades y diferentes etapas, los gatos necesitan atención veterinaria — y una buena atención médica es importante en la vida de una mascota querida.

Dar un buen inicio a un gatito

Gracias a los anticuerpos que los gatitos recién nacidos obtienen de la leche materna, reciben protección temporal contra las enfermedades infecciosas. Esta inmunidad no se mantiene fuerte y se debilita a medida que el gatito crece, y luego los gatitos necesitan vacunas para enfermedades como la panleucopenia, enfermedades de las vías respiratorias superiores y la rabia. Los gatitos deben vacunarse aproximadamente a las ocho semanas de vida con refuerzos repetidos a intervalos de tres o cuatro semanas de acuerdo con la recomendación de su veterinario. La vacuna contra la rabia generalmente se administra a las 12 semanas de edad. Puede ser que los veterinarios recomienden que los gatitos en riesgo de infección por el virus de la leucemia felina comiencen estas vacunas a las 9 semanas de edad o más grandes. Asegúrese de consultar a su veterinario acerca de las vacunas que se recomiendan.

La primera visita al médico veterinario es una oportunidad ideal para discutir cuándo esterilizar o castrar y ponerle un microchip.

un-gato-debe-ir-al-veterinario

Revisión médica anual de gatos

Un gato maduro puede ocultar signos de enfermedad y los gatos, incluso aquellos que nunca salen, pueden beneficiarse de un examen de bienestar regular. Al examinar a su gato de la nariz a la cola, su veterinario puede observar cambios que podrían indicar un problema de salud que desarrolle una enfermedad. El diagnóstico temprano y su
tratamiento son clave para que un gato recupere su salud lo más rápido posible.

Las vacunas regulares son importantes para reforzar el sistema inmunológico de su gato y ayudar a combatir las enfermedades infecciosas. La Asociación Estadounidense de Médicos Felinos hace recomendaciones de vacunación basadas en los tipos de riesgos de
salud que enfrentan los gatos.

Los gatos mayores merecen cuidados especiales

Una vez que un gato cumple siete años de edad, se la considera mayor de acuerdo con la Asociación de Hospitales de Animales Estadounidenses. Una revisión médica regular ayuda a asegurar que permanezca en las mejores condiciones posibles.

Recuerde que los cambios que indican problemas de salud subyacentes pueden ser sutiles.

Signos de los que se debe estar consciente

Independientemente de la edad, cada vez que su mascota muestre un signo que le preocupe – tal vez uno de los enumerados a continuación, contacte a su veterinario para hablar acerca de una revisión médica.

  • Tos, estornudos, secreción nasal
  • Aumento o disminución al comer, beber, orinar, defecar
  • Vómito
  • Aullar
  • Exceso de lamidos
  • Cambio en el nivel de actividad
  • Lamido excesivo
  • Pérdida de pelo localizada o general
  • Pérdida de peso
  • Pérdida de entrenamiento en la caja de arena

CONSEJO: Una visita al veterinario es mucho más fácil cuando su gato aprende que su transportadora es un lugar agradable, se puede agregar un juguete u otorgarle un premio.

Temas principales a comentar con su veterinario en una revisión médica

Una visita a su veterinario es una oportunidad para hablar sobre todos los aspectos de la salud de su mascota. Anote una lista antes de ir e incluya notas sobre cualquier cambio inusual que haya observado, incluyendo el comportamiento, la dieta o el aspecto ¡Una lista le ayudará a aprovechar al máximo su visita!

Los perros y gatos obtienen un gran beneficio de un examen físico anual por parte de un veterinario. Esta visita al doctor es un paso preventivo que es importante para una vida larga y saludable. Los exámenes regulares también pueden detectar señales de advertencia tempranas, antes de que las condiciones de salud sean evidentes para usted.

Información de nuevo cachorro

Hay mucha información para compartir cuando lleve a su nueva mascota al médico veterinario. El personal de la oficina registrará la información de su mascota y su veterinario recopilará detalles importantes sobre el historial de su nueva mascota.

Salud general 

Durante la consulta, el médico veterinario examinará a su mascota en cuanto a su salud general y le preguntará sobre los hábitos y el nivel de actividad de su mascota. Esta es una buena oportunidad para preguntar acerca de cualquier cosa inusual que haya notado, recuerde revisar sus notas.

Heces

Puede ser que médico veterinario le pida que traiga una muestra de materia fecal fresca para pruebas de parásitos. Obtenga una muestra fresca para llevar con usted en un recipiente adecuado.

Protección contra parásitos

Hable con su veterinario acerca de proteger a su mascota contra parásitos y enfermedades transmitidas por parásitos. Dependiendo de dónde viva y la época del año de su visita, ciertos parásitos pueden ser más comunes. Por ejemplo, el verano es temporada alta de mosquitos y tal vez sea necesario comentar acerca del gusano del corazón. En el otoño o la primavera, el control de garrapatas puede ser lo más importante. Independientemente de la temporada, el control del gusano del corazón, las garrapatas y las pulgas puede ser importante durante todo el año, dependiendo de dónde residan usted y sus mascotas.

Vacunas

Su veterinario puede recomendar vacunas durante el examen anual. Estos podrían incluir  Distemper (moquillo) canino, Hepatitis infecciosa canina, Parvovirus canina y Leptospirosis para perros. Para gatos Herpesvirus felino, Calicivirus felino y Panleucopenia felina. La vacunación contra rabia se debe de administrar de forma anual, de acuerdo a la legislación de México. También pueden necesitarse otras vacunas con base en el estilo de vida de su mascota. Este es un buen momento para pedir a su veterinario recomendaciones de vacunación contra enfermedades como Bordetella (Tos de las perreras), Parainfluenza, Lyme (según el país) en influenza canina en el caso de los perros y Leucemia felina y Chlamydia en el caso de gatos.
con-que-frecuencia-debe-un-gato-ir-al-veterinario

Las vacunas básicas por lo general incluyen:

Las vacunas «básicas» son las que son altamente recomendables debido al riesgo de que un gato llegue a contraer la enfermedad.

  • Panleucopenia felina
  • Calicivirus felino
  • Virus del herpes felino tipo I (también llamado Rinotraqueítis viral felina)
  • Rabia

Pregunte a su veterinario acerca de las opciones de vacunación adicionales que podrían proteger a su mascota de una enfermedad grave. Lea la siguiente sección para obtener información adicional sobre estas opciones de vacunación:

Las opciones de vacunación adicionales para gatos incluyen:

Virus de la leucemia felina (FeLV)

Este es un posible riesgo infeccioso para muchos gatos. La infección con el Virus de la leucemia felina puede debilitar el sistema inmunológico de un gato y aumentar el riesgo de otras infecciones. Este virus puede causar directamente cáncer o trastornos sanguíneos. FeLV se transporta en saliva, secreciones nasales, orina, heces o
sangre de algunos gatos infectados. Los gatos se pueden infectar a través de:

  • Lamido mutuo
  • Comida o platos de agua compartidos
  • Heridas por mordeduras o peleas con otros gatos
  • Los gatitos pueden adquirir FeLV de una madre infectada

La tos y el estornudo de gatos infectados, o incluso las manos, la ropa y las superficies contaminadas podrían infectar a su mascota.

¿Su gata está en riesgo?

Su gata corre mayor riesgo si:

  • Todavía es una gatita
  • Sale de casa, incluso ocasionalmente
  • Tiene contacto con otros gatos
  • Comparte su casa con otros gatos

Hable con su veterinario acerca de las pruebas y la vacunación de FeLV y obtenga más información acerca de los riesgos a los que su gata podría estar expuesto.

New call-to-action

Infecciones bacterianas respiratorias superiores

Bordetella y Chlamydia son bacterias infecciosas que pueden causar signos respiratorios y/u ojos irritados en los gatos. Si no se le trata, la infección puede avanzar a un problema más grave, como neumonía. Tos y estornudos de gatos infectados, o el contacto con manos, ropa y superficies contaminadas puede provocar una infección en su mascota.

¿Su gato está en riesgo?

Su gato corre mayor riesgo si:

  • Tiene contacto con otros gatos (de granja, refugio, tienda de mascotas, hogar de varios gatos)
  • Vive en un hogar con varios gatos, o con frecuencia se le presenta a gatos nuevos

Pregunte a su veterinario acerca de las vacunas contra infecciones de las vías respiratorias superiores felinas.

Facilitar la visita a su veterinario

Las visitas regulares al doctor ayudarán a su mascota a mantenerse saludable y permitirán a su veterinario identificar un pequeño problema antes de que se convierta en algo grave.

He aquí algunas sugerencias para que la experiencia sea lo más tranquila y libre de ansiedad posible para su gato – y para usted.

Para usted

Pida a su veterinario una recomendación para las horas en que sea probable que el consultorio esté más silencioso.

Llegue unos minutos antes y entre para registrarse mientras deja a su gato en el auto – pero tenga cuidado si es un día caluroso y también tenga en cuenta que un gato podría saltar si se deja abierta la ventanilla. Si los olores, miradas, sonidos, personas y animales en la sala de espera pueden alarmar a su gato, pregunte en la recepción si hay un lugar más tranquilo para esperar – tal vez una sala de examen abierta.

Si es su primera visita con un nuevo veterinario, lleve una copia de los registros médicos de su mascota. Una explicación clara de por qué lo visita y cualquier comportamiento que le interese ayudará a aprovechar mejor esta visita.

Tome notas durante su visita. Haga preguntas si no está seguro de haber comprendido las instrucciones sobre el cuidado de las mascotas y los medicamentos que se recomiendan.

Para su gato

De acuerdo con la Asociación Americana de Medicina Veterinaria, la mayoría de los dueños de gatos concuerdan en que las revisiones médicas de rutina y la atención preventiva son importantes — sin embargo, menos de la mitad llevan regularmente su gato al veterinario.

Una razón importante es que la mayoría de los gatos no están contentos antes de que lleguen a ver el consultorio del veterinario. A muchos felinos les molesta que los suban a una transportadora, salir a dar un paseo en automóvil y luego sentarse en una sala de espera rodeados de criaturas extrañas.

Algunas formas de hacer que una visita al veterinario sea menos estresante:

  • Recorte cuidadosamente las uñas de su gato antes de la cita
  • Recubra la transportadora con una toalla para que su gato se esconda
  • Lleve una tela para cubrir el portador en el automóvil y en la sala de espera
  • Mantenga a su gato en la transportadora hasta que ingrese a una sala de examen privado.