Estrés en gatos

  • 30 May, 2019
  • 5 minutos de lectura
  • 30/05/2019
  • 5 minutos de lectura

Estrés en gatos

Hay muchas razones por las que su gato podría sufrir de estrés. El estrés felino es un trastorno que puede causar problemas de comportamiento, lo que dificulta vivir con nuestras mascotas.

Estrés felino: un trastorno real

Los seres humanos han asimilado el estrés como una consecuencia normal de las responsabilidades, los horarios y los conflictos con los que tenemos que lidiar diariamente. Para nuestras mascotas, sin embargo, es diferente. A menudo es difícil para nosotros creer que nuestros gatos podrían sufrir de estrés.

Aunque su gato puede no tener que lidiar con las responsabilidades, desde su perspectiva vive en un complejo mundo de relaciones con todo lo que lo rodea, y esto puede abrir la puerta al estrés. Si su gato tiene todo lo que su naturaleza requiere, él disfrutará de cada momento y de cada situación. Por otro lado, si algo falta o hay cambios continuos en su entorno o en las rutinas de los que lo rodean, el comportamiento de su gato probablemente se verá afectado.

Desafortunadamente, el frenético ritmo de nuestras vidas termina afectando también a nuestros amigos felinos. Nuestro comportamiento, nuestra falta de tiempo y nuestro descuido de proporcionar todo lo que necesita son las causas de numerosos cambios en el comportamiento normal de un gato.

Uno de los problemas más comunes relacionados con el estrés es un cambio en las rutinas de aseo.

Los gatos son por naturaleza limpios, animales ordenados. Si observas que tu gato no orina y/o defeca en su arenero o en el lugar designado, presta atención, esto podría ser una señal de que algo le está afectando. En casos como estos, llevarlo al veterinario para descartar problemas como cistitis o cálculos renales, en la mejor opción.

Si no hay una enfermedad subyacente, hay una serie de causas que pueden crear estrés y llevar a su gato a un uso inadecuado de su arenero:

  • Arena de gato inapropiada, en otras palabras, arena que no le gusta.
  • La arena de gato que está sucia porque el dueño no la ha mantenido limpia.
  • Un arenero ubicado en un lugar inadecuado. A los gatos también les gusta hacer sus asuntos en un lugar tranquilo.
  • Demasiados animales usando el mismo arenero. Si tienes varios gatos, idealmente cada uno debe usar su propio arenero.

Como cualquier problema físico, el estrés debe ser diagnosticado correctamente. Con el fin de identificar la causa del estrés de su gato, y encontrar un tratamiento que pueda resolver el problema lo más rápido posible, es esencial ver a su veterinario.

Cómo tratar el estrés en gatos

Una vez que se ha diagnosticado el estrés, el primer paso es cambiar las situaciones que lo desencadenan. Puede cambiar el tipo de arena de gato y la ubicación de su arenero, y asegurarse de que esté limpia. Si el veterinario lo recomienda, puede considerar el uso de feromonas.

Afortunadamente, hay un número creciente de profesionales especializados en problemas de comportamiento de mascotas que pueden ayudarnos a hacer que la situación se diagnostique de la manera correcta.

Es un hecho: el estrés felino existe. Es un problema de salud real, así que ve a tu veterinario y trátalo para mejorar la calidad de vida de tu gato.

New call-to-action