La salud de su perro a través de los años (Algunos hechos clave)

  • 3 Abr, 2019
  • 5 minutos de lectura
  • 03/04/2019
  • 5 minutos de lectura

La salud de su perro a través de los años (Algunos hechos clave)

Salud del perro

El cuidado de la salud y el bienestar de su perro es una parte muy gratificante de su compañerismo. Medidas y precauciones simples en el hogar, combinadas con una rutina de salud regular, en paralelo con consultas regulares y siguiendo de cerca el plan de salud preventivo recomendado por su médico veterinario, contribuirán a muchos años de felicidad juntos. Mantener saludable y feliz a su perro significa pasar más tiempo de calidad con su mejor amigo.

Algunas cosas básicas para pensar incluyen:

  • Visitas regulares al médico veterinario. Las revisiones son parte de la rutina habitual de cada perro, para obtener las mejores recomendaciones de atención preventiva (por ejemplo, tratamientos antiparasitarios, planes de vacunación, esterilización).
  • Un dieta y nutrición adecuada y equilibrada, de acuerdo a la raza, el tamaño y el nivel de actividad de su perro. Pida orientación a su médico veterinario.
  • Amplio tiempo para hacer ejercicio. Una rutina variada de ejercicios mantendrá a su perro estimulado y en forma – ¡y posiblemente le proporcione los mismos beneficios a usted!
  • Atención a la higiene dental. Siga los pasos que su médico veterinario recomiende para mantener sanos los dientes y las encías de su perro.
  • El arreglo, incluyendo pelo, uñas y monitoreo de la salud de la piel. Podría considerar una visita a un estilista de perros profesional.

¿Está considerando llevar a casa un perro o un cachorro de raza pura? Aprenda acerca de posibles problemas de salud relacionados con la raza del perro

Algunas razas pueden ser más propensas que otras a algunos tipos de problemas de salud. Es útil estar al tanto de estas posibles preguntas de salud. Para obtener más información sobre cuestiones de salud que debe considerar al seleccionar a su acompañante, consulte ‘La guía de trastornos congénitos y hereditarios en perros’ (Dodds, 2011) y ‘Raza, sexo y edad como factores de riesgo para diversas enfermedades en perros’ (Hedhammar, 2010); son dos guías excelentes que le brindarán información más detallada – consulte los enlaces web al final.

Proporcionar a su perro atención preventiva en consulta con su médico veterinario, incluyendo dieta, ejercicio, vacunación y control de parásitos, es una excelente manera de promover la salud y el bienestar general de su perro, independientemente de la raza.

Haga una cita con el médico veterinario tan pronto como obtenga su nuevo cachorro o cuando haya adoptado uno en un refugio. Esta es una manera fantástica de obtener el mejor consejo para comenzar esta nueva aventura con el nuevo integrante de su familia.

la-salud-de-su-perro-a-traves-de-los-anos

Lo que necesita saber sobre la vacunación

Una de las primeras pláticas que probablemente tendrá con su médico veterinario es acerca de un protocolo de vacunación. Las vacunas aumentan la inmunidad de su perro contra enfermedades infecciosas, y son la manera de proteger a su mascota de por vida.

Las vacunas ayudan a que el sistema inmunológico de su perro esté preparado de antemano contra el riesgo de exposición a enfermedades infecciosas. La mayoría de las vacunas son inyectadas debajo la piel, pero otras se pueden aplicar con algunas gotas en la nariz.

Llevar a su perro a revisiones regulares y seguir el plan de vacunación recomendado asegurará que su mascota reciba un alto estándar de cuidado y protección.

¿Qué tan pronto debe vacunarse a mi perro?

Cuando los cachorros nacen, reciben protección (inmunidad) natural, debido a los anticuerpos que pasan a través de la leche materna. Esta inmunidad disminuye, hasta que llega el momento de que el sistema inmunológico del mismo cachorro tome el control, y este proceso es ayudado por medio de las vacunas. Éstas normalmente se administran a cachorros desde las 6-8 semanas de edad.

¿Con qué frecuencia debo vacunar a mi perro?

Las vacunas iniciales para cachorros se administrarán en una serie de inyecciones, generalmente con algunas semanas de diferencia. Su perro recibirá entonces vacunas adicionales a medida que crezca, y posteriormente de forma general cada 12 meses a partir del primer año de vida, dependiendo de las indicaciones de su médico veterinario, quién puede proporcionarte detalles sobre un plan de vacunación para ayudar a proteger a su perro de por vida.

¿Cuáles vacunas debe tener mi perro?

Diferentes vacunas pueden recomendarse dependiendo del estilo de vida de su perro y el área donde usted vive. Los ejemplos de enfermedades contra las que se puede vacunar incluyen:

  • Distemper (Moquillo) canino
  • Hepatitis infecciosa canina
  • Parvovirosis canina
  • Leptospirosis
  • Tos de las perreras
  • Rabia

Mantenga un registro de las vacunas administradas a su perro y actualícelo cuando se le administren refuerzos. Es posible que necesite este registro cuando visite a su médico veterinario o viaje al extranjero.

¿Qué riesgos debo tener en cuenta de los perros no vacunados?

La emoción que tiene su perro al explorar al aire libre aumenta la diversión de caminar – a los perros les encanta oler, lamer y, a veces, beber agua sucia, ¡pero todo es parte del viaje! Su perro también puede conocer a otros perros en el camino y, por lo general, no nos es posible saber qué tan sanos están estos otros perros. También existe la posibilidad de encontrarse con fauna silvestre en el viaje, y otros animales también podrían ser portadores de enfermedades contagiosas, incluyendo la rabia, aunque esto es muy raro.

Si tiene un nuevo cachorro, una de las enfermedades más graves a tener en cuenta es la infección por parvovirus. Tristemente, esto puede ser mortal, pero, afortunadamente, hay vacunas seguras y efectivas disponibles.

Parvovirus

El parvovirus es un virus altamente infeccioso que ataca el revestimiento del tracto digestivo de un perro. Se transmite a través de la exposición al virus que pasa en las heces de otros perros infectados. El virus puede permanecer con vida hasta un año o más, y no se inactiva fácilmente – por lo que normalmente no sabrá que su perro estuvo expuesto. Este virus puede causar una enfermedad grave y se mueve rápidamente, por lo que la vacunación es la medida de protección y prevención más importante, además de consultar con un médico veterinario.

Es importante tener protección por medio de la vacunación y discutir cualquier problema de salud con su veterinario.

Los signos de infección por parvovirus pueden incluir:

  • Aparición repentina o rápida de letargo
  • Vómito persistente
  • Diarrea acuosa, a veces con sangre
  • Apetito reducido

La vacunación es clave para prevenir esta infección y proteger a su perro. Las vacunas deben iniciarse mientras su perro es un cachorro. Estas vacunas sueles ser muy efectivas para reducir los riesgos de esta enfermedad.

la-salud-de-su-perro-a-traves-de-los-anos-2

¿Y qué hay de los tratamientos antiparasitarios?

El tratamiento antiparasitario regular es importante, incluso en un cachorro bien vacunado.

Idealmente, la madre del cachorro debería haber sido desparasitada antes del nacimiento, ya que algunos parásitos pueden transmitirse incluso antes de que nazcan.

En su nuevo cachorro, es una gran idea dar un desparasitante para protección.

Su veterinario podrá recomendar los mejores productos antiparasitarios, así como, la frecuencia con qué se tiene que hacer, teniendo en cuenta el peso y la edad de su cachorro.

Algunos parásitos pueden transmitirse por picadura de mosquito. El gusano del corazón es un ejemplo de este tipo de parásito, y hay evidencia de que el número de infecciones por gusanos del corazón en perros ha aumentado, particularmente en los EE. UU. (Sociedad Americana del Gusano del Corazón, 2016).

Gusano del corazón

Los gusanos del corazón se transmiten a los perros a través de una picadura de un mosquito infectado, que transporta los gusanos juveniles. Se tarda unos siete meses después de la picadura del mosquito antes de que estas larvas maduren dentro del corazón del perro para convertirse en gusanos del corazón. Luego comenzarán a reproducirse, creando nuevos gusanos jóvenes que infectarán más mosquitos, cuando estos piquen a perros infectados. Los signos de gusano del corazón en un perro infectado no aparecen de inmediato. Con una carga creciente de gusanos, el perro infectado puede desarrollar tos o cansarse fácilmente. Cualquiera de estos signos debe ser atendido lo antes posible por un médico veterinario.

Los gusanos del corazón no son fáciles de tratar y, por lo tanto, es muy importante seguir los sencillos pasos preventivos disponibles. Hable con su médico veterinario acerca de sus opciones para prevenir el gusano del corazón – y planee brindarle a su perro protección durante todo el año, para que usted se tranquilice.

Después de ocuparse de la atención preventiva de su mascota, el siguiente paso será obtener información sobre las afecciones y enfermedades más comunes en los perros, cómo detectarlas y qué hacer para ayudar a prevenir algunas de ellas.

la-salud-de-su-perro-a-traves-de-los-anos-3

Algunas preocupaciones de salud para pensar acerca de los perros adultos

Enfermedad dental

Cuidar los dientes de su perro es esencial desde el comienzo de su vida juntos. Hoy en día esto se ha vuelto mucho más fácil para los dueños de perros; existen varios productos en el mercado, desde pasta dentífrica con sabor a carne específica hasta premios dentales que lucharán contra la placa dental.

Orejas

Ocasionalmente, los perros pueden desarrollar otitis (infecciones de oido), que pueden estar asociadas con alergias o bacterias y hongos. Si esto ocurre, los signos pueden ser una combinación de comezón, enrojecimiento, olor o irritación.

Hable con su médico veterinario acerca de las recomendaciones para mantener limpias las orejas de su perro. Los perros de algunas razas – posiblemente aquellos con orejas caídas – pueden tener más problemas en las orejas y necesiten atención más frecuente.

Salud y alergias de la piel

Los perros también pueden tener alergias, y esto se produce cuando el sistema inmunológico identifica incorrectamente una sustancia inofensiva como una amenaza. Existen muchos tipos diferentes de alergias en perros, incluyendo polen, ácaros del polvo, perfumes, e incluso algunos tipos de ingredientes alimentarios – muy parecido a los seres humanos. Las picaduras de pulgas pueden ser la causa de una alergia particularmente irritante para los perros, lo cual es una de las razones por las que el control de estos parásitos siempre será importante para la salud de tu mascota. Algunos signos de alergias pueden incluir:

  • Comezón
  • Piel roja e irritada
  • Orejas irritadas o con dolor
  • Lamerse repetidamente

Una piel sana proporciona barrera natural resistente para proteger a su perro. Existe una gran variedad de shampoos y productos para la piel de su perro; desafortunadamente, algunos productos pueden agravar las enfermedades de la piel. Por eso es importante que pregunte a su Médico Veterinario por los productos adecuados para el cuidado de la piel de su mascota.

New call-to-action

Problemas digestivos

Una de las principales razones por las que los dueños llevan a su perro al médico veterinario es por las preocupaciones acerca de vómitos y diarrea. A veces, estas señales se producen debido a alimentos no adecuados y una reacción a algo que su perro haya comido. Vómito y diarrea también pueden ser un indicio de otros tipos de enfermedades, por lo tanto, asegúrese de solicitar asistencia médica cuando sea necesario. La diarrea en cachorros puede causar deshidratación rápidamente y puede ser un problema grave; por tanto, contacte a su médico veterinario y obtenga consejos sobre los pasos que sean necesarios.

Algunos de los signos de diarrea pueden ser: heces líquidas y sueltas, y la necesidad de defecar con más frecuencia, o posiblemente un accidente en casa. Otros signos a observar incluyen:

  • Un aumento en el volumen de las heces
  • Esfuerzo al intentar expulsar las heces
  • Un cambio de humor
  • Letargo
  • Fatiga o debilidad
  • Sangre o moco en las heces

Llevar un registro de los signos que observe, teniendo en cuenta su severidad y el tiempo puede ser muy útil para discutir las posibles causas con su médico veterinario. También, notifique al médico veterinario si sospecha que su perro pudo haber comido algo que le haya causado preocupación.

Cuando la diarrea se combina con vómitos repetidos, esto puede convertirse en un problema de salud grave con bastante rapidez, incluso en un perro adulto, lo que hace necesario que lleve a su perro con el médico veterinario. Un solo episodio de vómitos sin diarrea no siempre es algo preocupante y puede ser un malestar estomacal que se resuelve solo. Una llamada telefónica rápida a su veterinario puede brindarle consejos útiles. Un malestar estomacal se resolverá con un período de ayuno de 24 horas o menos, seguido de una dieta blanda que proporcione porciones pequeñas y más frecuentes.

Los perros son como nosotros y experimentan problemas de salud que pueden ser leves o que pueden necesitar una visita al veterinario. El cuidado preventivo regular es la mejor manera de mantener a su perro en el mejor estado de salud y de estar atento a cualquier cosa que surja que necesite más atención.

Diabetes

Los perros, como los seres humanos, también pueden desarrollar diabetes. Esta enfermedad puede desarrollarse más tarde en la vida, y es mucho menos común en perros más jóvenes.

Algunos signos a observar:

  • Beber mucha agua (sed excesiva)
  • Orinas más (en frecuencia y cantidad)
  • Cambio de apetito
  • Cambios de peso

Una dieta saludable, un programa de ejercicio regular y visitas regulares a su veterinario ayudarán a reducir el riesgo de diabetes.

la-salud-de-su-perro-a-traves-de-los-anos-4

Cáncer

«Cáncer» no es una enfermedad única y puede manifestarse de múltiples maneras diferentes, algunas leves y de poca preocupación y otras mucho más graves.

Las señales a observar y discutir con su veterinario incluyen:

  • Áreas inflamadas o aparición de bolitas
  • Heridas persistentes en piel
  • Cambio en el apetito
  • Pérdida de peso
  • Cojera persistente
  • Dificultad para tragar o comer
  • Dificultad para respirar

Estas señales también pueden aparecer con muchos problemas diferentes y se deben tener en cuenta y analizar con su veterinario. Muchas formas de esta enfermedad se tratan fácilmente y puede haber opciones disponibles que son similares a las ofrecidas a las personas.

Mantener a un compañero saludable y feliz es parte del gran satisfacción que obtendrá de su tiempo juntos. Hable con su veterinario acerca de la atención preventiva, incluyendo el control de parásitos y vacaciones, y obtenga respuestas a sus preguntas. Las opciones de salud avanzadas disponibles en la actualidad le facilitarán la entrada a todo tipo de lugares con su perro sin preocuparse por los riesgos para la salud.